«Busqué a Jehová…»Salmos 34:4

¿Le buscaste? Espero que tu respuesta sea positiva.

Es evidente que las ansiedades tienen su base en los temores o miedos. ¿Quién escapa de ellos?

Podemos ir de noche a la cama con unos temores y en la mañana levantarnos de ella con otros. ¿No es así?

En una ocasión un soldado estadounidense se acercó a su pastor y le pedía la oración porque temía que «podría» estar perdiendo su familia.

«Podría», es la palabra que describe el temor que asecha; la posibilidad de que pase. Son estos «podría», que desencadenan «la ansiedad flotante de lo desconocido», que habla Don Wyrtzen.

La inquietud o ansiedad flotante , es el temor horrendo de que algo está mal con la sensación de sentirte envuelto en una nube.

Quiero decirte que no eres la única persona que tiene temor. Todos en algún momento le hemos temido a algo. El temor no respeta gente, ni edad, golpea al rico y al pobre.

Napoleón Bonaparte, el genio militar y político, le temía a los gatos; Woodyn Allen, confesó tenerle miedo a los insectos; Timoteo el discípulo del Apóstol Pablo, le tuvo miedo a liderar  la Iglesia de efeso,  por eso Pablo le dice, Dios te ha dado una actitud mental estable. 2 Timoteo 1:7

Pablo ubica a Timoteo para que pueda hacer a un lado lo que no es de Dios y acoger lo que sí es, a sabiendas de que el miedo casi siempre se basa en el futuro, sea lo que sabemos que viene o a lo desconocido.

La pregunta en cuestión sería, ¿Qué es el futuro para Dios?

La respuesta es: ¡Para él, el futuro es Ahora!, Dios es el creador del tiempo dentro del que vivimos, mas él vive fuera de ese tiempo. Dios lo sabe todo.

Todos vivimos en un marco de tiempo: pasado y futuro. El Dr David Jeremiah, en su libro ¿A qué le tienes miedo? Plantea: «El presente es una fuga continua de tiempo, un momento… que se convierte en pasado antes de que podamos definirlo».

¡Así es! ahora bien, ¿Que aporta esta verdad al manejo de la ansiedad? La revelación de que Dios solo tiene un marco de referencia, «el ahora eterno», en el que ve y sabe todo, incluso el futuro. Por eso es que Dios es el tratamiento a nuestros temores o ansiedades. Si somos y estamos seguros de ser sus hijos, no hay razón para temer. Ahí esta la clave, estar seguros de ser sus hijos. San Juan 1:12.

Asimilar esto implica, entender lo que la Biblia dice respecto al temor:

-Nos dice más de 300 veces: «No Temas»  ¿Te diste cuenta que es un mandamiento?, Entonces ¿Cómo obedecerlo?

De una manera sencilla: Con la Fe.

El temor no solo amenaza nuestras vidas, también nuestros heroés de fe, tuvieron miedo, pero ellos aprendieron a agarrar la fe, para transicionar del temor y ansiedad a la tranquilidad y seguridad.

¿Fe a qué? A lo que Dios nos dice en su palabra para librarnos de nuestros temores con su dirección, «No temas». Escucho al Señor decir: Yo estoy en Control.

Asi que los héroés de la fe, expulsaron el temor, aumentando el conocimiento de Dios y así cambiaron el enfoque de miedo, al enfoque del Dios eterno, reemplazando lo que no se sabe del futuro con lo que Dios dice del futuro, creciendo en la fe y el entendimiento.

Hoy te animo a reemplazar el temor que invade tu corazón y a transicionar a la confianza.

Oración:

En el nombre de Jesús

Padre, Gracias por revelarme que eres Dios Todopoderoso y Eterno, que conoces mi futuro; por hacerme tu hijo/a y darme la garantía de tu protección.

Gracias por perdonar mi falta de fe, para ser libre de mis temores. Amén.

Actividad durante el día:

  • Escoge un tiempo a solas e identifica tus temores escribiéndolos.
  • Lee las siguientes citas bíblicas Lucas 4:18; Salmos 119:6; 1 Juan 4:8-16; Jeremías 29:11; Romanos 8:28-29; Salmos 91:5-7.

Esta receta te ayudará a tratar algunas ansiedades en tu vida.

Mañana si Dios quiere compartiremos otra dosis de palabra en esta serie.

Preparado por:

Pastora Beris Castellanos
Para la Iglesia La Grey Ciudad Fiel

  1. 7 abril, 2020

    Buen aporte Pastora, Dios le bendiga abundantemente.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Follow us: